Exposiciones > archivo

2014

Horizontes de sal
Galería Benot, Cádiz, 2014
En la Galería Benot de la capital gaditana se el próximo 26 de septiembre un proyecto de Lola Montero dedicado a las salinas de Cádiz, Sanlúcar de Barrameda, San Fernando y Puerto Real. En ese territorio híbrido, de agua, tierra, vegetación y sal, la artista nos va a ofrecer toda una obra nueva realizada durante estos meses sobre la base de este particular entorno.

2013

Reflexión y recorrido personal 2003 - 2013
Museo de Osuna, Osuna (Sevilla), 2013
Decía Juan Ramón de su propia obra que consistía en un eterno retorno. Su periplo creativo, decía, transcurría entre el propio viaje y el retorno. Un viaje interior, eso si, pero un viaje al fin y al cabo.

2012

Bajamar sincrética
Galería Benot, Cádiz, 2012
Cuando todavía resuenan los humos y rumores de los fastos del 2012, llega una nueva exposición de la pintora Lola Montero a la galería conducida por Fali Benot. Casi sin ruido, con sencillez, pero con la solvencia madura que caracteriza a la “visión poligonal, casi afacetada” que escribiera de ella el crítico Juan F. Lacomba, llega un nuevo desembarco de las diversas visiones que la artista descubre para disfrute de los ya numerosos gaditanos que se cuentan entre su seguidores.
Realidad superior
Galería Haurie, Sevilla, 2012
"La apropiación de la realidad es el paso previo a la interpretación de la misma". Esta afirmación marca desde el principio de la historia del hombre toda manifestación próxima a lo que algunos entendemos por arte. Se trata, si se quiere entender así, de la apuesta por lo material por contraposición a la desmaterialización del arte. El arte nos es una foto fija de la realidad. Ni siquiera la fotografía, cuando es arte, está carente de intencionalidad, de interpretación. Finalmente de apropiación.

2011

A través de la superficie
Galería Ángeles Penche, Madrid, 2011
Una historia que comenzó en días ya pasados en el bochorno de una tarde de verano... Una simple canción servía para impulsar el ritmo de nuestro remar... sus ecos perviven aún en la memoria; los años envidiosos no lograrán hacérmelos olvidar.

2010

Modernismo y modernidad
Galería Bisel, Cartagena, 2010
La interpretación de los lenguajes del urbanismo de la ciudad modernista y de las nuevas “caras” de la modernidad del tejido urbano es algo a lo que Lola ha querido dar carácter de obra interpretativa que bien podríamos comparar con la técnica contrapuntística. Las fachadas, los encuentros entre edificios de lo antiguo y lo nuevo, los pavimentos que se unen sin solución de continuidad, son actores que buscan un autor que no termina de llegar.
Con nueva luz
Galería Benot, Cádiz, 2010
En la Galería Benot podemos ver un interesante recorrido, no lineal ciertamente, pero si consecutivo de la costa gaditana desde las mismas murallas de Cádiz, hasta Gibraltar. Las playas, acantilados y lonjas que pueblan ese paisaje es el objeto del retrato paisajístico que Lola nos ofrece en esta nueva muestra.

2008

Recorrido personal I
Galería Victoria Hidalgo, Madrid, 2008
Sin solución de continuidad, pero con una indudable querencia por su el desarrollo de una pintura que poco a poco se va desembarazando de compromisos concretos sobre la propia ciudad, Lola nos propone, y esta muestra es quizás la primera posta de ese nuevo recorrido, una evolución más sobre la visión de recorrido dinámico en su pintura, en detrimento del lugar estático.

2005

Arribando Cádiz
Galería Benot, Cádiz, 2005
El Mar, esa palabra extensa e insondable con que se ha nombrado su propia naturaleza ha poseído, a la vez siempre, la consideración de una especie de patria universal. Una palabra que, en todo caso, ha mantenido aquella evocación de la primera imagen infantil, la de aquel día primero en que, sorprendentemente, tomamos consciencia de su existencia como ser: azul, magmático, inmen- surable y plano, con que voluptuosamente se mostraba entonces ante nosotros. Pero el Mar, hasta fechas muy recientes, ha venido a constituir el territorio esencial de nadie. En efecto, un espacio que con su permanente presencia de situaciones cambiantes y causa de multiformes psicologías, ha mantenido esa condición de espacio geográfico inefable; al menos para los que aún queremos seguir mirando con aquellos ojos biológicos con los que nos dotaron. Sin duda, un espacio del mundo, y, a la vez, de la conciencia.